Soneto a Martín

Pequeño angelito que al odio espantas naciste adelantado y sin pereza pero aunque te diste tanta presteza a tu familia entera ya le encantas.   A tu hermosa madre que te amamanta, a tu padre que ama con su grandeza, a tus abuelos que das nuevas fuerzas y a tíos y primos que riendo imantas. […]

Un segundo...

¿Lo podrías repetir?

-Adiós, Papá, mañana te llamamos. Dile adiós al abuelo, Julia. La pequeña Julia, aún sin enlazar dos palabras coherentes seguidas, dejó un poco de baba, a modo de beso, en la mejilla de su abuelo. Lo hizo mirando distraída a todo lo que había alrededor; siempre que estaba en brazos de alguien aprovechaba la nueva […]

Justicia marinera

Era el primer martes de marzo, pero desde “el incidente” poco importaba lo que marcara el calendario. En mitad de la plaza, el viejo de las maracas las tocaba como siempre había hecho desde que era un niño, aunque nunca le habían prestado tanta atención como aquel día. Una marabunta de gente le miraba maravillada, y […]

herrería

Mi vecino de arriba

De mi vecino de arriba hoy les vengo a hablar, y aunque cierta exageración pueda aquí plasmar, de él sólo diré nada más que la verdad.   Su nombre poco importa, mas no su condición, pues sin fuerzas y derrotado, firmo ya mi rendición: no hay en todo el mundo otro campeón, que arrastre mejor […]

purgatorio

El purgatorio de los justos

-Hola, me llamo Carl, y llevo aquí 362 días. -Hola, Carl – dijeron todos al unísono, incluido Martín. Martín nunca había hablado en ninguna de las reuniones anteriores. Le gustaba más escuchar al resto de asistentes que hablar sobre sí mismo, pero sabía que si no era capaz de hacerlo, jamás podría dar el siguiente […]

rosa

Pobre ciego ¿adónde vas?

Como no la he encontrado en ningún sitio y para que no se pierda en el olvido, rescato aquí una canción popular que me solía cantar mi abuela, y que a su vez ella rescataba de su juventud. La canción, triste donde las haya, me hacía ver que siempre habrá alguien peor que uno mismo, […]

cometas

El viento de la realidad

Estaba completamente segura de que jamás había estado en esa calle y, sin embargo, reconocía todo lo que había en ella. Las casas eran calcadas a las que salían en los dibujos animados que veía cada domingo; en la acera -que tenía el mismo dibujo que la de la calle donde vivía- en vez de bancos […]

Novelas de Dupin, Sherlock y Poirot

Reflexiones desde mi celda

La mayor cicatriz no es vivir cien años de soledad, sino recordar el perfume de la mujer a la que amo encerrado en una oscura celda, donde cada día puedo leer la crónica de una muerte anunciada, la mía.  Los ángeles y demonios de mi interior lucharon entre ellos durante un tiempo, pero ahora la metamorfosis ya […]