Cuando cruzarse de brazos sirve de inspiración al mundo

August Landmesser trabajaba en los astilleros de Hamburgo, Alemania. En 1935 le echaron del Partido Nazi por estar casado con Irma Eckler, una mujer judía con la que, además, tuvo dos hijas. Esto le valió para ser considerado una “deshonra para la raza” por los nazis. August fue llevado a prisión por tal motivo y, tras unos años en la cárcel, le enviaron a la guerra, donde se le dio por muerto en combate.

Esta podría ser una historia de tantas de la época en la que la Alemania Nazi de Hitler dejaba por los suelos la ética y la razón humana, sin embargo, August Landmesser ha pasado a la Historia por una fotografía. En 1936, los trabajadores de los astilleros de Hamburgo celebraban el estreno oficial de un buque de la marina alemana. Como era habitual y obligado, todos los trabajadores levantaron su brazo derecho para representar el saludo nazi, sin embargo, uno de los trabajadores no lo hizo.

August Landmesser

Uno de esos trabajadores fue capaz de hacer prevalecer sus valores al miedo, y hoy, esta fotografía de August Landmesser cruzándose de brazos mientras todos sus compañeros saludan, le elevan a la categoría de inspiración. Inspiración en un mundo cada vez más falto de valores, valentía y razón.

Cruzarse de brazos no suele ser algo loable, pero así, sí.

Fuentes: El Mundo y ABC.
 Foto: Dominio público vía Wikimedia Commons
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.