Cuando el “nunca jamás” de Sean Connery a James Bond duró 12 años

Dicen que “los hombres somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras“, y seguro que alguna que otra vez se lo habrán recordado al actor que, para muchos, es el mejor James Bond de la historia, Sean Connery.

Connery interpretó a James Bond en varias películas, sin embargo, llegó el momento en el que decidió dejar de ser “el que hace de James Bond” para ser Sean Connery. Este primer abandono sólo duró una película. Su sustituto, George Lazenby, únicamente interpretaría a James Bond en 007 al servicio de su Majestad, por lo que Connery tuvo que retomar el papel en 1971 con Diamantes para la eternidad.

Después de esta película sí que decidió poner fin, de forma “definitiva”, a su relación con James Bond, dejando el papel en manos de Roger Moore y respondiendo “nunca jamás” a la pregunta de si alguna vez volvería a interpretar al agente secreto más famoso del cine. Já.

Este “nunca jamás” duró exactamente doce años. Y es que en 1983, Sean Connery protagonizó una nueva entrega de James Bond, eso sí, considerada “no oficial” debido a que no sería filmada por la productora que tenía los derechos de la saga en aquel momento. ¿Sabes qué magnífico título le dieron a esta película? “Nunca digas nunca jamás”. 
Nunca digas nunca jamás

Fuente: sssm.com

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM

Compartir es de buena gente

¡Si te ha gustado, compártelo en tus redes!
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.