Cuando El Veronés regateó a La Inquisición

Paolo Veronese, conocido en España como El Veronés, fue un pintor italiano del siglo XVI que, además de sus grandes obras de arte, dejó para la posteridad una anécdota bastante curiosa con La Inquisición Italiana.

En 1573, El Veronés fue interrogado por el Santo Oficio acusado de representar con “falta de decoro” la última cena de Jesús en una pintura hecha expresamente para el Convento de SS Giovanni e Paolo de Venecia. En dicha obra, el pintor incluyó bufones, soldados y borrachos para rellenar los espacios libres que quedaban en la composición, algo inaceptable para La Inquisición por tratar con vulgaridad un episodio bíblico de tal magnitud.

Cena en casa de Leví - detalle

Ante esta situación, y no dando por válidas las respuestas del pintor, se le ordenó que modificara la obra en menos de tres meses ante la amenaza de recibir un castigo de envergadura. El Veronés no contemplaba tocar su obra, por lo que meditó sobre cuál sería la mejor solución para escapar del dedo acusador del Santo Oficio.

Antes de que se cumplieran los tres meses de plazo, El Veronés regateó al Santo Oficio sutilmente. En lugar de cambiar la pintura, le cambió el nombre. De esta manera, “La Última Cena” pasó a llamarse “Cena en casa de Leví”, un episodio igualmente bíblico pero de menor importancia y por cuya falta de decoro no se preocuparía ya La Inquisición.

Cena en Casa de Leví - El Veronés
Fuente principal: Historia del Arte Mundial (Akal)
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Un periodista sevillano al que le encanta escribir. Soy coautor de dos libros de relatos sobre el Betis y autor de "Maldito Destino". La frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera". Trabajo en MarketingPublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.