Dichos y frases hechas: ¿está gordo el sollo? ¿qué hizo Rita la Cantaora? ¿tan feo era Picio?

Nuestro idioma es rico en frases hechas y dichos, tanto, que a fuerza de repetirlos de generación en generación, olvidamos sus orígenes. ¿De verdad Picio era tan feo? ¿Cómo acabó el rosario de la Aurora? ¿Tan gordos están los sollos? Es más, ¿qué demonios es un sollo? Allá van algunas respuestas.

Te vas a poner gordo como un sollo

El sollo es otra forma de llamar al esturión, sobre todo en Andalucía, ya que era común verlos por el río Guadalquivir no hace tanto tiempo. A partir de las huevas del esturión se prepara el caviar, por lo que normalmente se pescaban antes de desovar, cuando estaban tela de gordos, y de ahí el dicho.

esturión - sollo

Recientemente se ha pescado un esturión de 226 kilos y tres metros de largo en Canadá, así que si estás como un sollo, es hora de adelgazar, porque si no vas a acabar como el rosario de la aurora.

Va a acabar como el rosario de la aurora

Si la cosa parece que va a acabar muy pero que muy mal, quizás acabe como el rosario de la aurora. Aunque el origen de este dicho no se sabe a ciencia cierta, la teoría oficiosa es que en un pueblo cualquiera, durante el rosario que se rezaba justo antes de que saliera el Sol (de ahí que se llame el rosario de la aurora), los hermanos de dos cofradías acabaron a puñetazos por un quítate de ahí que voy yo primero. Vamos, que se armó la marimorena.

Se armó la marimorena

Por lo visto, en el Madrid del Siglo XVI había una taberna regentada por una tal María Morena y su señor esposo. Un día, unos soldados pidieron el mejor vino del lugar, pero este se guardaba para visitantes más ilustres, por lo que se les negó. Para qué contar más. Todo Madrid se enteró de la gran pelea que se generó en la taberna, y es que la que más palos dio fue la Mari Morena. Los soldados las pasaron canutas.

Pasarlas canutas

Antiguamente, cuando un soldado terminaba su servicio militar después de largos años de dedicación, se le expedía una especie de documento enrollado en un canuto (tubo). Normalmente, estos viejos soldados pasaban bastantes penurias en su reincorporación a la vida civil, siendo casi imposible que encontraran un trabajo para poder subsistir. No estaban para irse de picos pardos, vaya.

Irse de picos pardos

Lo que ahora sería pegarse una buena fiesta, antes era salir al encuentro de prostitutas. Y es que, aunque su origen tiene bastantes teorías, la que tiene más visos de ser realidad esa la que cuenta que Carlos III ordenó que las prostitutas fueran bien diferenciadas por su vestimenta, por lo que empezaron a utilizar faldas terminadas en picos de color pardo (marrón rojizo). Ya no podían ir por la ciudad como Pedro por su casa.

Ir como Pedro por su casa

Esta frase parece remontarse a la victoria de Pedro I de Aragón en la batalla de Alcoraz ante el ejército musulmán, y que a la postre resultaría en la conquista cristiana de Huesca. La victoria cristiana se calificó como de gran facilidad para el ejército de Pedro I en su vuelta a casa (nació en un municipio de Huesca), de ahí que se use esta frase para referirse a que alguien está muy cómodo y tranquilo en algún lugar, haciéndolo suyo cuando normalmente es ajeno.

pedro I

Esta victoria engrandeció la figura de estratega militar de Pedro I, y es que era todo un lumbrera.

Ser un lumbrera

Aunque a veces se utiliza de forma irónica, ser un lumbrera procede del latín luminaria (que alumbra), y se utiliza desde la antigüedad para referirse a todas aquellas personas que destacan sobre el resto, iluminándoles con su sabiduría o experiencia y alejando de la oscura ignorancia a los que son más tontos que Abundio.

Ser más tonto que Abundio

Aquí hay muchísimas teorías y ninguna clara. Parece que nadie sabe quién fue Abundio, aunque de lo que no cabe duda es que fue un señor bastante torpe, lo suficiente como para ser un campesino que vendió unos zapatos para comprarse los cordones o un granjero que vendió una vaca para comprar leche.

También se habla de un capitán de fragata que cuando se encontró de frente con toda la armada estadounidense, en vez de huir, fue a combatir con su embarcación. O era muy tonto, o tenía más huevos que el caballo de Espartero.

Tener más huevos que el caballo de Espartero

Este dicho que relaciona la valentía con los atributos masculinos tiene su origen en una estatua situada en la calle Alcalá de Madrid. La estatua es la representación del general Espartero a lomos de su caballo.

La cosa es que el equino fue esculpido con unos atributos bastante grandes, por lo que pronto llamó la atención de los madrileños que la veían, acuñando esta frase que se ha pegado a nuestro lenguaje como una lapa.

Pegarse como una lapa

La lapa, tal y como indica la RAE, es un molusco que vive fuertemente asido a las rocas de las costas. Y además, es más feo que Picio.


Ser más feo que Picio

Según la leyenda, Picio fue un condenado a muerte que recibió el indulto cuando faltaba muy poco para su ejecución. Fue tanta la impresión que le dio la noticia, que se le cayó el pelo y se le desfiguró la cara, resultando en un ser tela de feo. A su ejecución, por supuesto, no acabó yendo ni el Tato.

No va a ir ni el Tato

El Tato era el apodo del torero sevillano del siglo XIX Antonio Sánchez, estaba en tantos carteles y fiestas taurinas que parecía que no se perdía ni una.

El Tato tuvo que dejar la tauromaquia tras la amputación de una pierna a raíz de una cogida. Según ha trascendido, soportó el dolor de la amputación fumando puros. Fumó como un carretero aquel día.

Fumar como un carretero

Aunque en esta hay algunas dudas, parece ser que lo más probable es que se refieran a los largos periodos de tiempo que conllevaba el transporte de mercancías cuando se usaban carretas tiradas por mulas. Los pobres carreteros, que tenían que estar varios días a bordo de sus carretas para llegar de un lugar a otro, no tenían más distracción que fumar, una afición con más años que Matusalén.

Tener más años que Matusalén

Este dicho tiene su origen en La Biblia, donde se narra que Matusalén, abuelo de Noé, vivió 969 años, más que nadie. Eso sí, tampoco se trata de un hito exagerado, ya que se menciona que otros personajes bíblicos como Adán murieron con más de 900 años, algo que no hizo ni Rita la Cantaora.

Eso lo va a hacer Rita la Cantaora

Rita Giménez fue una cantaora flamenca del siglo pasado. Su amor por su trabajo fue inmenso, tanto que aceptaba cualquier actuación que le encargaran, aunque pagaran poco por sus servicios. Así, cuando otros cantaores rechazaban actuar por poco dinero, Rita la Cantaora sí que lo hacía.

Una Rita la Cantaora que fue coetánea de los cuentos de Calleja.

Tienes más cuento que Calleja

Saturnino Calleja tenía mucho cuento, literal y literariamente hablando. Fue un pionero en el mundo de la edición, sacando cientos de publicaciones de cuentos de diferentes autores a precios populares que se vendían como churros.

Calleja fue todo un adelantado a su época, incluyendo en sus publicaciones reseñas positivas de figuras importantes como obispos, gente que sabía perfectamente lo que era una patena.

Esto está más limpio que una patena

Una patena es el plato en el que se coloca la hostia consagrada en misa, elemento que normalmente está reluciente y bien limpito.

patena

Extras: Origen de la expresión “a buenas horas, mangas verdes” y Origen de “quien fue a Sevilla perdió su silla”.

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.