El Concilio Cadavérico, cuando el cadáver de un Papa fue juzgado

El cuadro que viene a continuación bien podría parecer una obra de arte macabra, sin embargo, no es más que la representación pictórica de un hecho real del Siglo IX d.C., pintado por Jean Paul Laurens: “El Sínodo del Cadáver” o “El Concilio Cadavérico”.

La cosa es que en el 896 d.C. Esteban VI, papa electo, citó ante la justicia a uno de sus predecesores, Formoso. Hasta aquí todo podría ser normal, sin embargo, todo toma un tinte más macabro al saber que Formoso, el que iba a ser juzgado ¡estaba muerto!

Su cadáver fue exhumado y vestido con los ropajes papales de la época para que estuviera presente en su propio juicio. Mientras el cuerpo putrefacto se mantenía a duras penas sobre una silla, en el juicio fue declarado culpable por haber usurpado el trono papal y haber conspirado contra el rey de Italia, Lamberto de Spoleto. El acusado, por supuesto, no dijo nada en contra.

Tras la sentencia, se anularon todos los decretos que había dado en vida, se despojó de los ropajes al cuerpo y, finalmente, fue arrojado al Tíber.

Pero no acabó ahí todo este esperpento, y es que la población, bastante enfadada por lo ocurrido, persiguió, apresó y asesinó al responsable de todo, el Papa Esteban VI. Le salió caro juzgar a un muerto.

Para saber más: Crónica de la Humanidad (Diario 16) e Historia Mundial del Arte (Akal).

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.