El corazón de Chopin, conservado en coñac para vencer sus pesadillas

Ser enterrado vivo. Esa era la pesadilla que atormentaba a Frèdèric Chopin cuando agonizaba a sus 39 años de edad. En sus últimos días de vida se imaginaba despertando dentro de un ataúd mientras todos lo creían muerto, por lo que le pidió un favor a su hermana antes de morir.

Hasta siempre, corazón

Cuando Chopin murió en París, su hermana Ludwika cumplió su promesa: comprobar que estaba muerto (del todo) antes de enterrarlo. ¿Cómo lo hizo? Pidió a los médicos que habían certificado la muerte del compositor que le extrajeran el corazón. Así no había dudas, desde luego.

La buena de Ludwika, además, se encargó de que el corazón de su hermano descansara en el país que lo vio nacer, por lo que lo guardó en una jarra de coñac para conservarlo y salió de París rumbo a Polonia. Allí, pudo introducirlo de forma clandestina, esquivando a los guardias rusos que ocupaban Polonia y escondiéndolo finalmente en una iglesia de Varsovia.

Pero aún hay más

La aventura del corazón de Chopin no se acaba aquí, ya que en la Segunda Guerra Mundial, con Polonia ocupada esta vez por los nazis, un general alemán amante de su música sacaría el corazón de la iglesia para protegerlo de la destrucción nazi, y es que hay que tener en cuenta que Chopin era todo un símbolo para la nación ocupada, por lo que su corazón era una reliquia con un alto poder político. Después de la contienda, el corazón conservado en coñac fue devuelto a la iglesia donde lo escondió su hermana. En la losa conmemorativa donde se guarda, se puede leer una cita de San Mateo:

Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

Desde entonces, el corazón de Chopin descansa en Polonia, y aunque ha sufrido algún que otro análisis furtivo para determinar la causa de su muerte, sigue esperando a que algún director ruede una película sobre su fascinante historia o, que al menos, alguien la cuente en una web de curiosidades.

¿Tienes Telegram? Únete a nuestro canal.



Para saber más (en inglés): NYTimes y The New Yorker

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM

Compartir es de buena gente

¡Si te ha gustado, compártelo en tus redes!
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.