La esperanza es lo último que se pierde

La expresión La esperanza es lo último que se pierde es muy común pero, ¿sabes de dónde procede? Como casi todo en nuestra lengua, procede de la época clásica. Para esta cuestión en concreto tendremos que hablar del mito de la Caja de Pandora.

Todo empieza en la época en la que mortales e inmortales convivían en un mismo mundo. En los banquetes, los dioses debían escoger primero la mejor pieza de comida, dejando para los demás el resto. Harto de esto, Prometeo decidió un día revestir de los mejores pellejos la peor carne y viceversa, consiguiendo engañar a los dioses pero provocando que, una vez fuera descubierto el engaño, los mortales fueran desterrados.

Prometeo, buscando siempre el bien para los humanos, robó el fuego a los dioses para dárselo a los mortales y así lograr todas sus ventajas. Zeus, colérico por este robo, decidió enviar un “castigo” a los hombres. Creó a Pandora, una mujer modelada por dioses como Hefesto, Hermes, Afrodita o Atenea con sus mejores características. Pandora fue enviada a casa de Prometeo, donde su hermano Epimeteo, a pesar de los avisos del primero, se casó con ella.

Pandora era tremendamente curiosa, por lo que no dudó ni un instante en abrir una caja que existía en la casa de Epimeteo en la cual se encontraban encerrados todos los males que podrían perjudicar a los humanos (y que Zeus quería que fuera abierta). Al abrirla, todos empezaron a esparcirse por la Tierra, sembrando cada rincón con un mal. Pandora, asustada, intentó cerrar la caja lo más rápido que pudo, pero sólo pudo evitar la fuga de la Esperanza, que quedó encerrada en la caja. Al comunicarle lo sucedido a Prometeo y a su marido, Epimeteo, Pandora les dijo que lo único a lo que siempre podrían recurrir era a la Esperanza, pues era lo único que quedaba en la caja y por lo tanto, lo último que se podría perder.

Es por esto que se dice que la Esperanza es lo último que se pierde. Es curioso que en este mito se presente a la mujer como algo negativo para el ser humano ya que es la causante de sembrar los males sobre la Tierra (la Biblia, en claro paralelismo, también pone a una mujer, Eva, como fuente del destierro del Edén por comer la manzana prohibida). También hay que destacar el trato de la Esperanza con un mal, y si se piensa bien, si se tiene Esperanza es porque no se tiene lo que se desea y, por tanto, se puede clasificar como algo negativo.

Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Un periodista sevillano al que le encanta escribir. Soy coautor de dos libros de relatos sobre el Betis y autor de "Maldito Destino". La frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera". Trabajo en MarketingPublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)