La Fake News de 1891 que sirvió para “salvar” el Museo del Prado

La mañana del 25 de noviembre de 1891, los lectores madrileños del diario El Liberal empezaron leyendo una noticia y acabaron corriendo hacia el Museo del Prado con lágrimas en los ojos.

La catástrofe de anoche“, leían en el periódico. “España está de luto. A las dos de la madrugada, cuando ya no nos faltaban para cerrar la presente edición más que las noticias de última hora que suelen recogerse en las oficinas del Gobierno civil, nos telefoneaban desde este centro oficial las siguientes palabras siniestras y aterradoras: El Museo del Prado está ardiendo. ¡Ardiendo el Museo del Prado!“.

Aunque la noticia continuaba describiendo la destrucción total del museo, la heroica actuación del ministro de fomento que por poco acaba en su muerte y las posibles causas del incendio,  casi ningún lector terminó de leerla, dejando el periódico para ir rápidamente a ver lo que quedaba del edificio.

Imagina la sorpresa cuando, al llegar al lugar, los lectores de El Liberal (que eran bastantes) veían el edificio intacto, sin ninguna señal de fuego, cenizas ni peligro. Habían sufrido los efectos de una Fake News, término que ahora está muy de moda pero que no es otra cosa que una noticia falsa. O casi falsa, porque si hubieran leído la noticia entera antes de salir corriendo, habrían descubierto el ingenioso final de la misma:

Con lágrimas en los ojos, cerramos apresuradamente esta edición, reproduciendo la siguiente carta que nos envían desde el sitio del siniestro: «Amigo y Director: Creo que, para ser esta la primera vez que ejerzo de repórter, no lo hago del todo mal. Ahí va en brevísimo extracto, la reseña de los tristes sucesos… que pueden ocurrir aquí el día menos pensado».

Tuyo,
Mariano de Cavia“.

Mariano de Cavia, el periodista que lanzó esta noticia falsa en El Liberal, pedía de esta forma tan original que el gobierno tomara medidas para prevenir una catástrofe como aquella. El valor de las obras de la pinacoteca era incalculable, por lo que había que reforzar las medidas de seguridad para evitar pérdidas irreemplazables.

Al día siguiente, Mariano de Cavia explicaba en un artículo titulado “Por qué he incendiado el museo de pinturas” el motivo de aquella fake news. En él enumeró algunos accidentes reales que podrían haberse evitado (los incendios del Alcázar de Segovia, de Toledo y de la Armería Real; la agresión a un cuadro de Murillo o el hundimiento del crucero de la Catedral de Sevilla), por lo que pedía al gobierno evitar que ocurriera algo similar en El Prado. Al final, el revuelo que se formó hizo que se tomaran algunas medidas de prevención, por lo que el bueno de Mariano pudo darse por satisfecho respecto a lo que reclamaba al final del segundo artículo:

Por de pronto, hemos logrado el despertar la atención del Gobierno, y el de conmover hondamente al pueblo de
Madrid. Ayer hubo gentes que lloraron… por lo que tiene facilísimo remedio. ¿No es esto mejor, y más sano para la
patria, que llorar por lo irremediable? Hemos inventado una catástrofe para evitarla“.



Si queréis leer las noticias al completo, las tenéis aquí: El Liberal – 25/11/1981El Liberal – 26/11/1981. Y si le queréis poner cara al autor de la noticia, os presento a Mariano de Cavia, un mentiroso estupendo.

mariano de cavia

¿Tienes Telegram? Suscríbete nuestro canal

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM

Compartir es de buena gente

¡Si te ha gustado, compártelo en tus redes!
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.