La maldición dominica del Teatro Romea de Murcia

Sobre el Teatro Romea de Murcia pesa una curiosa maldición dominica… ante la que se ha encontrado una solución genial y simple a partes iguales.

La maldición dominica

Todo comienza cuando unos terrenos que eran propiedad de los Dominicos son expropiados para construir en ellos un teatro. Aquellos terrenos se utilizaban para albergar huertos por un lado… y muertos por otro, ya que parte de la zona era un cementerio. Ante la expropiación de sus terrenos, se cuenta que los Dominicos lanzaron una terrible maldición: el teatro sufriría tres incendios, siendo el tercero de ellos el más trágico, ya que se produciría con el aforo completo.

Primer incendio

En 1877, el teatro sufrió un primer incendio que asoló gran parte del edificio mientras se representaba la obra “Cómo empieza y cómo acaba”, de José Echegaray. Tres años más tarde, el teatro reabriría sus puertas tras una rehabilitación completa, pero la maldición seguía siendo la misma…

El segundo incendio

En 1899, un cortocircuito provocó un segundo incendio en el teatro, precisamente cuando, cosas del destino, se anunciaba la zarzuela “Jugar con fuego“, de Ventura de la Vega y Francisco Asenjo Barbieri.

¿Cómo evitar el tercer incendio?

Tras una nueva inauguración en 1901, la leyenda de la maldición se hizo tan fuerte que, desde entonces y por si acaso, el teatro siempre deja sin vender alguna entrada para que el aforo no se llene y la maldición no se cumpla, evitando hasta ahora el tercer y último incendio.

Para saber más:  Murcia, leyenda y misterio | Benjamín Amo
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Un periodista sevillano al que le encanta escribir. Soy coautor de dos libros de relatos sobre el Betis y autor de "Maldito Destino". La frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera". Trabajo en MarketingPublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.