La piedra Rosetta, una novela en tres actos

La Piedra Rosetta es uno de los grandes descubrimientos de la Historia, y como si de un guión se tratara, su propia historia se puede dividir en tres actos.

Primer acto

Egipto, aproximadamente año 190 a.C. El monarca egipcio Ptolomeo V manda cincelar uno de sus edictos. Se hace en una enorme placa de basalto negro y se realiza en tres idiomas distintos para facilitar su comprensión por parte de todos los pueblos egipcios. El edicto, por tanto, se puede leer en jeroglífico, demótico y en griego.

Segundo acto

Cientos de años más tarde, una parte de esa placa es encontrada por las tropas napoleónicas en su campaña en Egipto. El teniente Bouchard intuye que puede ser un descubrimiento importante y pronto lo pone en conocimiento de instancias superiores. No se equivoca. Se decide bautizarla igual que la localidad cercana en la que fue descubierta, Rosetta; y a partir de ese momento se puede decir que se ha obtenido la pieza clave del puzzle, el eslabón extraviado que había que recuperar para poder interpretar la compleja escritura jeroglífica de los antiguos egipcios.

Tercer acto

En 1822, Jean-François Champoillon anuncia en París que ha conseguido descifrar la escritura jeroglífica tras diez años analizando las equivalencias entre sus símbolos y las palabras del demótico y griego con las que se correspondían. Un trabajo que permitiría a la Historia Universal dar un nuevo paso adelante.

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.