La tragedia de Heysel de 1985

El 29 de mayo del 85 toda Europa lloró de vergüenza. De vergüenza por lo vivido en el actual estadio Rey Balduino de Bruselas, aunque ese día se llamaba, y ahora sí que les sonará esta historia, Heysel.

Ese día estaba marcado en el calendario futbolístico porque se celebraba la final de la Copa de Europa. A aquella final llegaron tanto Liverpool como Juventus, y se tomó el partido como la lucha entre las dos grandes potencias europeas del momento, ya que los equipos ingleses habían conseguido 7 Copas de Europa en los 8 años anteriores y en la Juve jugaban varios campeones del mundo con la selección italiana en España 82.


Los incidentes, cada vez más graves

Durante todo el día, los hooligans ingleses habían provocado altercados por la ciudad, agravándose a la llegada al estadio de ambas aficiones. En un estadio lleno con casi 60.000 personas (la mitad aproximada de cada equipo) la afición inglesa empezó a derribar las vallas que separaban su posición de la de los tifosis italianos, provocando una auténtica avalancha. Los italianos empezaron a replegarse hasta las paredes, provocando una verdadera masacre por aplastamiento, pues como aseguraban los periódicos de entonces, la mayoría de las muertes tenían por causa cráneos rotos, asfixias, pisotones o lanzas de hierro atravesadas en los cuerpos de los juventinos.

Una decisión polémica

Hubo 39 muertos y 600 heridos, pero incluso así, el partido se reanudó una hora después ante el miedo de incidentes aún mas graves. El partido se jugó con algunos cadáveres visibles en las gradas, siendo una de las decisiones más polémicas de la UEFA. Al final, aunque es lo de menos, ganaría la Juventus gracias al solitario gol de Platini.

Aprendizajes tras la tragedia

A partir de esta tragedia, la “Tragedia de Heysel“, el fútbol y sobre todo los organismos e instituciones que lo rodean empezaron a cambiar la imagen que se había dado a toda Europa, buscando destacar por encima de todo la seguridad de los aficionados.

En cuanto a sanciones, también hubo. Ningún club inglés podría jugar en Europa los siguientes 5 años; el Liverpool, por ser integrante directo de la tragedia sufrió una pena de 10 años, aunque finalmente se redujo a 6. Algunos de los hooligans ingleses también fueron condenados a 3 años de cárcel, pero sus penas fueron reducidas al considerar sus casos de homicidios involuntarios.

39 nombres que merecen ser recordados

Estos son los nombres de los 39 muertos en Heysel, nombres que no deberían ser olvidados nunca, para que jamás se olvide que la violencia no cabe en el fútbol, sólo la rivalidad.

  • Rocco Acerra
  • Bruno Balli
  • Alfons Bos
  • Giancarlo Bruschera
  • Andrea Casula
  • Giovanni Casula
  • Nino Cerullo
  • Willy Chielens
  • Giuseppina Conti
  • Dirk Daenecky
  • Dionisio Fabbro
  • Jacques François
  • Eugenio Gagliano
  • Francesco Galli
  • Giancarlo Gonnelli
  • Alberto Guarini
  • Giovacchino Landini
  • Roberto Lorentini
  • Barbara Lusci
  • Franco Martelli
  • Loris Messore
  • Gianni Mastrolaco
  • Sergio Bastino Mazzino
  • Luciano Rocco Papaluca
  • Luigi Pidone
  • Bento Pistolato
  • Patrick Radcliffe
  • Domenico Ragazzi
  • Antonio Ragnanese
  • Claude Robert
  • Mario Ronchi
  • Domenico Russo
  • Tarcisio Salvi
  • Gianfranco Sarto
  • Giuseppe Spalaore
  • Mario Spanu
  • Tarcisio Venturin
  • Jean Michel Walla
  • Claudio Zavaroni

¿Tienes Telegram?

Sorteos y nuevos contenidos te esperan en nuestro canal.
IR A TELEGRAM
Telegram
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en marketingpublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.