Origen del `Vísteme despacio que tengo prisa´

Contaba Benito Pérez Galdós en sus episodios nacionales que, un día, Fernando VII se encontraba acompañado de su ayudante momentos antes de asistir a una importante reunión. Influido por el nerviosismo de querer vestir al monarca a toda prisa, el ayudante no atinaba a realizar correctamente su tarea, por lo que el rey le espetó: “Vísteme despacio que tengo prisa“, siendo esta frase hoy en día una más de nuestro refranero habitual.

También se le ha asignado esta frase a otros personajes históricos como Napoleón Bonaparte o Carlos III. Lo que sí parece un origen claro de esta frase, al menos en su sentido, es el mandato que el emperador romano Augusto le hacía a sus ayudantes: “Apresúrate lentamente”. Según Suetonio -un historiador romano posterior a Augusto- en su momento, el emperador aconsejó lo siguiente:

“Caminad lentamente si queréis llegar más pronto a un trabajo bien hecho”

Para leer también: La leyenda del Cristo del Cachorro de Sevilla

Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Nací en Sevilla en 1988, soy del Betis (manquepierda) y me encanta escribir. Soy autor de "Maldito Destino" y de "COSTA", la frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera" y actualmente trabajo en PlanMedia.es como Jefe de Operaciones. Con esto te haces una idea ¿no? :)