La peligrosa teoría del criminólogo del siglo XIX Cesare Lombroso

Cesare Lombroso fue un criminólogo del siglo XIX que defendía una peligrosa teoría. A pesar de que hoy en día sus ideas estén fuera del llamado “sentido común”, en aquella época fueron tomadas como verdaderas. Tomó tanta importancia entre sus contemporáneos que hay un museo dedicado a él en Turín, Italia. El Museo Lombroso de Antropología Criminal.

La teoría de Lombroso

Para Cesare Lombroso, el aspecto físico de las personas tenían relación directa con su inclinación a ser un delincuente. Por supuesto, la base científica de este criminólogo destaca por su ausencia, por lo que no tuvo miedo en afirmar que la forma de una mandíbula, oreja o cráneo podía revelar si su portador era un criminal o no.

Además de este, Cesare Lombroso también defendió que otros factores como el clima o la ortografía permitían identificar a priori a un delincuente, pero la del aspecto físico es la que más nos llama la atención en nuestros días. La pregunta idónea sería si el aspecto del propio Cesare Lombroso nos haría creer, según sus teorías, que tenía pinta de criminal:

cesare lombroso

 

Fuente: Muy Historia.
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Un periodista sevillano al que le encanta escribir. Soy coautor de dos libros de relatos sobre el Betis y autor de "Maldito Destino". La frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera". Trabajo en MarketingPublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

2 comentarios

  1. La teoria del gran lombroso muy aceptada no solo por la simple teoria si el como el la describia dando por verdadera y aceotada en la sociedad.

  2. absurda! cierta características señaladas no va ser forzosamente a delinquir, a lo único que estamos destinados es a la muerte o ser predispuesto dependiendo nuestras facultades mentales y fisicas. a ser bueno en algo o en ser un criminal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.