El poema de Joseph Merrick para dar una lección

Quizás el nombre de Joseph Merrick no te suene de nada, sin embargo, seguro que el cruel apodo que le pusieron en su época y por el que se le sigue conociendo hoy día, sí. A Joseph Merrick todos le conocemos como el Hombre Elefante.

joseph-merrick-hombre-elefante

Debido a las malformaciones extremas que padeció en su cuerpo desde que era un niño, a Joseph Merrick no le quedó más remedio que ganarse la vida como fenómeno circense, recibiendo en su día a día insultos, risas y mofas por su aspecto físico. A pesar de todo, gracias a su forma de ser encontró el cariño de algunas personas importantes de su época, que le ayudaron a llevar sus últimos años de vida con dignidad y cuidados especiales.

En estos últimos años escribió un poema junto al poeta Isaac Watts. La primera estrofa es de Merrick, y en ella vuelca su sensibilidad, humildad y el dolor que sufrió ante la falta de humanidad de sus contemporáneos. A ellos se refiere en la composición, dándoles una gran lección de moral y ética en sólo cuatro versos:

Poema traducido al español

Es cierto que mi forma es muy extraña,
pero culparme por ello es culpar a Dios;
si pudiera crearme a mí mismo de nuevo
procuraría no fallar en complacerte.

Si yo pudiese alcanzar de polo a polo
o abarcar el océano con mis brazos,
pediría que se me midiese por mi alma.
La mente es la medida del hombre.

Original en Inglés

Is true that my form is something odd,
But blaming me is blaming God;
Could I create myself anew
would not fail pleasing you.

If I could reach from pole to pole
Or grasp the ocean with a span,
I would be measured by the soul
The mind´s the standard of the man.

Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Un periodista sevillano al que le encanta escribir. Soy coautor de dos libros de relatos sobre el Betis y autor de "Maldito Destino". La frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera". Trabajo en MarketingPublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario