El ramo del Calderón, el córner de Pantic

Cada partido que juega el Atlético de Madrid en casa (originariamente en el Vicente Calderón y ahora en el Wanda Metropolitano) podemos ver un ramo de flores en una de las cuatro esquinas del terreno de juego. El origen de esta reciente tradición lo encontramos en los córners que sacó Milinko Pantic en la temporada más recordada por los colchoneros, la del doblete.

El ramo de flores del Vicente Calderón

El serbio llegó en 1995 al Calderón por petición expresa de Radormir Antic. La solicitud de este fichaje sorprendió a la cúpula del club, era un jugador desconocido en el fútbol español y, además, jugaba en un equipo de poca importancia en Grecia, toda una incógnita de rendimiento. No obstante, el serbio supo devolver toda la confianza depositada en él a base de juego y balón parado. No fueron pocos los goles que se consiguieron tanto en la temporada del doblete como las dos posteriores gracias a los magistrales saques de esquina de Pantic. En tres años consiguió que la grada del Vicente Calderón celebrara un saque de esquina casi tanto como un penalti.

En uno de los partidos de aquellas tres temporadas que militó el serbio en el Atleti, una aficionada con nombre de flor, Margarita, pidió cuatro claveles de un ramo que encontró en un bar. Aquel día, el porvenir le dio alas a su sentimiento y el Atlético de Madrid le metió cuatro goles al Athletic de Bilbao, uno por cada clavel que tiró al córner. Dos de esos goles nacieron de sendos saques de esquina botados por el serbio. Desde entonces, Margarita no falta a su cita y coloca un ramo de claveles rojos y blancos en cada partido.

El propio Pantic lo retiró un día de forma poco delicada sin saber que estaba ahí en su honor y, tras enterarse del fallo que había cometido, llamó personalmente a Margarita para disculparse y regalarle una camiseta en el siguiente encuentro. Puede que desde ese momento el ramo se convirtiera en un icono sagrado para los atléticos.

El ramo de flores del Calderón

Prueba de esa calificación de mito que tiene el ramo es que tanto jugadores locales como rivales se han llevado sonoras reprimendas al no respetar el elemento en cuestión. Quizá la más recordada fue la pitada a Roberto Carlos el día que, con una patada, apartó el ramo para sacar un córner, eso sí, el brasileño pidió perdón a la grada cuando descubrió que le recriminaban por haber pateado un trocito de corazón indio.

Fuentes utilizadas: ABC, Colchonero, Telemadrid, TV Castilla-La Mancha y Tiempo de Juego.
Comparte:
Chema de Aquino

Chema de Aquino

¿Quién soy? Un periodista sevillano al que le encanta escribir. Soy coautor de dos libros de relatos sobre el Betis y autor de "Maldito Destino". La frase que más me motiva es "si fuese fácil lo haría cualquiera". Trabajo en MarketingPublicidad.es como SEO/SEM Manager. Con esto te haces una idea ¿no? :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.